Vogue apuesta por las tallas grandes

La portada de Vogue Italia de este mes de junio me ha cautivado. Erotismo, sensualidad y elegancia invaden las páginas de esta edición especial y es mucho más arriesgada de lo habitual. Tres modelos en lencería posan provocativas en distintas estampas típicas del país, pero lo más importante no son sus posturitas, son sus tallas grandes.

La editora de Vogue, Franca Sozzani está poniendo toda la carne en el asador en su lucha contra la anorexia. Ella en persona recolecta miles de firmas por el cierre de páginas web que incitan a los desórdenes alimenticios y ante los medios hace declaraciones tan sensatas como: “La moda ha sido acusada siempre de ser una de los culpables de la anorexia, y nuestro compromiso es la prueba de que la moda está lista para luchar en primera línea contra la enfermedad”.

Como las palabras se las lleva el viento, Sozzani ha querido dedicar la portada a las tallas grandes y a las bellas mujeres con curvas que son tan sensuales, o más, que las mujeres delgadas. Además, el compromiso de Sozzani es ir fichando cada vez a más chicas voluptuosas y entraditas en carne, puesto que el resultado es exquisito, mirad:

Aquí tenemos a tres bellezones como Tara Lynn, Candice Huffine y Robyn Lawley en ropa interior y de lo más distinguidas. Con un look muy italiano de décadas atrás y en una mesa repleta de spaghetti, las modelos muestran insinuantes sus bellos senos y sus curvas caderas sin pudor y con sublimidad.


El titular lo dice todo “Bellas de verdad”, y así es. Son mujeres reales dispuestas a luchar por reivindicar cuerpos sanos y normales, que no siguen cánones extremos impuestos cada vez más por la sociedad y por la moda. El posado es además sofisticado y nos transporta a un sitio de lujo en el máximo esplendor de la época dorada del país. Visones, espejos, lámparas, suelos de mármol, muebles delicados y una frágil y epicúrea mujer posando para nosotros.

Como veis, el hecho de que estén entraditas en kilos no resta ni un ápice de morbo, estética, belleza o feminidad a las instantáneas. Al revés, en mi opinión las curvas siempre mejoran a la mujer. ¡Mirad la foto sobre el mueble negro! ¿Qué me decís de esa cadera y esos muslos? ¡Fantásticos! Con el minivestido negro, el tacón de aguja y el cardado años veinte la chica enamora. ¿qué más se puede pedir?

Fuente: Soy Fashion Victim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .